¿Realmente sirve de algo mirar el certificado energético de una tele?

Seguramente te has fijado que los televisores que están a la venta llevan una etiqueta energética que indica su nivel de eficiencia energética.  Seleccionar un modelo de televisión energéticamente eficiente puede ser beneficioso para reducir tu factura a final de mes y en la reducción del impacto en el medio ambiente. Todos sabemos que un etiquetado energético A es mejor que uno de clase B o C. Sin embargo, ¿es realmente útil el certificado energético de una tele? A continuación, vamos a desentrañar los parámetros que figuran en estas etiquetas.  Si realmente suponen un ahorro real para que puedas elegir tu nueva televisión sabiamente.

El certificado energético de una tele

Cuando nos decidimos a comprar una televisión, existen muchos factores que influyen en nuestra decisión de compra. El precio, la marca, el tamaño, el diseño, sus especificaciones técnicas, son muchos los aspectos que debemos tener en cuenta al escoger un televisor u otro dentro de la gran oferta que existe.

Cuando se trata del consumo de electricidad, la comparación se hace más fácil gracias  al certificado energético que contiene la información más importante, desde la clase de eficiencia energética (de la A+++ a la D) hasta  su consumo de energía estimado anual de electricidad basado en cuatro horas de uso por día. La etiqueta energética también contiene algunos otros parámetros importantes.  Desde la potencia de entrada en vatios cuando el televisor está encendido así como la diagonal, el consumo en stand-by o si el televisor consume energía cuando está apagado. 

Los fabricantes y distribuidores de televisores deben cumplir con una serie de responsabilidades y obligaciones basándose en el “Reglamento Delegado (UE) n o 1062/2010 de la Comisión, de 28 de septiembre de 2010, por el que se desarrolla la Directiva 2010/30/UE del Parlamento Europeo y del Consejo respecto del etiquetado energético de las televisiones”.

Clasificación de las etiquetas energéticas

Las etiquetas clasificarán las televisiones en una escala que irá variando a lo largo de los años. Las etiquetas energéticas se han introducido en tres etapas 2011, 2014, 2017 y 2020. Así pasamos de las escalas iniciales A, B, C, D, E, F, G a la inclusión de 3 nueva categorías más eficientes (y sustituyendo las televisiones de clase E, F y G) quedando la última escala en A+++, A++, A+, A, B, C y D.

eficiencia energética

Las televisiones actuales deben llevar el certificado energético

El fin de esta normativa es proporcionar incentivos a los fabricantes para que mejoren la eficiencia energética de sus productos y se reduzca el consumo eléctrico de los hogares pertenecientes a la Unión Europea animando a los usuarios finales a adquirir modelos energéticamente eficientes.

Explicación de la información proporcionada en la etiqueta energética:

eficiencia energética

6. La clase de eficiencia energética de la televisión. Indica cómo de eficiente es el modelo de TV si se compara con otros productos en el mercado. Hay que tener en cuenta que los modelos de clase E e inferiores ya no se incluyen el el mercado.

8. Un símbolo para televisores con un interruptor fácilmente visible, que pone la televisión en una condición con un consumo de energía que no exceda 0.01 vatios cuando se opera en la posición de apagado.

9. Consumo de energía en modo encendido en vatios (redondeado al primer entero). Esta la información le indica la entrada de energía (estandarizada) cuando el televisor está encendido.

10. Pantalla visible diagonal en pulgadas y centímetros.

11. Consumo anual de energía en modo encendido (basado en 4 horas de uso diario, redondeado al primer entero). Los consumidores pueden usar esta cifra para calcular sus costos reales de energía, utilizando su precio real de electricidad.

Cómo seleccionar un nuevo televisor

Para reducir tus facturas de energía debes considerar una serie de características técnicas que determinarán la eficiencia energética del televisor. 

Para empezar y como es lógico, seleccionar un televisor con certificado energético de clase A o superior es la forma más sencilla de garantizarte obtener la máxima eficiencia energética.

Además hay que considerar el tamaño de la pantalla que necesita ya que cuanto más grande sea el tamaño de la pantallas más energía puede consumir. Incluso si su clase de eficiencia energética es A o superior. Los televisores cada vez son más grandes pero es necesario adaptar el tamaño al lugar donde vamos a colocarlos. Por ejemplo, si la distancia de visualización es de menos de 1 metro y medio es mejor comprar una televisión de menos de menos de 40 pulgadas.

Además hay que reseñar que las pantallas con tecnología LED son las más eficientes que existen actualmente en el mercado. Si quieres conocer otro tipo de tecnologías que incorporan las televisores modernos te invitamos a visitar este artículo sobre el sistema Ambilight.

Para saber si el ahorro es realmente significativo se puede realizar una comparación del consumo total anual de electricidad de televisor con el de otras televisiones. 

Ejemplo práctico de cómo podemos comparar un Certificado energético de una tele

Si tomamos como ejemplo dos televisores de la misma marca y pulgadas con diferentes clases de eficiencia energética (A+ y D) disponibles en el mercado en 2020 :

1. TV Clase energética D: Samsung Q950R 

2. TV Clase energética A+: Samsung Q60T

Sí nos fijamos en las especificaciones técnicas que aparecen en cada uno de los televisores, podemos comprobar que el certificado energético de una tele de clase D consume 292W mientras que la de certificado energético de clase A es de 85W. 

Etiqueta energética de la Samsung Q950R 

Etiqueta energética de la Samsung Q950R

Etiqueta energética de la Samsung Q60T

Etiqueta energética de la Samsung Q60T

Por lo tanto la diferencia entre los dos televisores es de 207 W. Si vemos la diferencia anual utilizando ambas tv 4 horas diarias, 405Wh/año en la tv de clase B y 118Wh/año podemos comprobar un ahorro de 208Wh/año. 

Para calcular la cantidad de dinero que podemos ahorrar, realizamos una estimación del precio de la luz en una vivienda promedio (incluyendo impuestos, IVA, término potencia, suplemento territorial y alquiler de equipos). Esto se traduce en un coste de 0,3€ por kW/h estimado.

Al multiplicar los 208Wh/año por 0,3€/kWh nos da un ahorro de 62,4 € al año si escogemos la tv de clase A. Y esta cifra aumentaría si tenemos en cuenta el consumo medio en España que ronda las 6 horas. Por lo que el ahorro por escoger una televisión de clase A sería de 93,6€ mensuales. Hay que señalar que los dos modelos que hemos escogido para el análisis son casos extremos ya que uno emplea tecnología 4k y la otra puede reproducir en 8k. 

Ahorro promedio en el hogar

Sin embargo, si tomamos como referencia lo datos aportados por ComplianTV apoyado por el programa de Energía Inteligente Europa de la Unión Europea, podemos obtener datos del ahorro promedio que se obtendría al elegir una televisión de pantalla de 43” en clase energética A+ en lugar de clase D.

En este caso equivaldría a ahorrar aproximadamente 190 kWh de energía eléctrica o unos 30€. Por lo tanto, a lo largo de la vida útil la duración de un televisor correspondería a un ahorro de alrededor de 210 euros.

Por lo tanto, ¿sirve de algo mirar el Certificado energético de una tele?

La respuesta es sí.  existe un ahorro significativo a la hora de escoger un televisor con certificado energético A o superior.  Por lo tanto, podemos concluir que mirar el certificado energético no es un simple reclamo comercial.  Aporta una información valiosa para el bolsillo de los consumidores y para el medio ambiente. 

Sin embargo, la etiqueta energética no es la única forma de disminuir el consumo de nuestra televisión. A continuación, te vamos aportar algunas otras ideas para reducir al máximo el consumo de su televisión. 

Lo primero que debe hacer es verificar en la configuración de su televisor el brillo de la pantalla. No debe iluminar más de lo que el fabricante recomienda para el uso normal.

Es mejor no utilizar la televisión como radio ya que resulta un desperdicio de energía innecesario. Trata de utilizar la televisión únicamente cuando vayas a ver algo en la pantalla. 

Apague el televisor cuando no lo esté usando. Algunas personas tienen la televisión encendida en segundo plano y es un gasto de energía y dinero. Cuando no se use, es mejor apagar la televisión por completo. Al estar en modo stand-by también consume energía, aunque sea en menor medida.

Por último, y para ser más respetuoso con el medio ambiente, te recordamos reciclar tu televisor viejo y llevarlo al centro de reciclaje. Otra opción es devolverlo a la tienda al comprar uno nuevo.

1 Comentario
  1. creo que hay un error, dice ahorro 93€ mensuales respecto a la clase D, es una barbaridad

    Deje una respuesta

    Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Más información

    ACEPTAR
    Aviso de cookies