¿Puede afectar a nuestro sueño tener un televisor en el dormitorio?

Hay quien piensa que dormir cerca del WiFi es peligroso, que sus ondas perturban nuestro descanso y nuestro sueño. Algún rumor parecido hay sobre dormir con un televisor en el dormitorio. Los televisores hoy en día están por todas partes. Los colgamos en la pared con instrumentos como el Vogel’s THIN o simplemente los dejamos sobre algún mueble de nuestro dormitorio. Por el simple hecho de que nos gusta disfrutar de una buena película antes de irnos a dormir. Pero ¿cómo de cierto es ese rumor de que la televisión afecta a nuestro sueño? ¿De verdad puede afectar a nuestro sueño tener un televisor en el dormitorio? ¿Es igualmente perjudicial si está apagado? Vamos a tratar de entender si este rumor es cierto y si lo es como puede afectarlo y cómo podemos poner solución a él sin tener que renunciar a tener un televisor en nuestro dormitorio.

Efectos negativos de tener un televisor en el dormitorio

El televisor en el dormitorio puede emitir ondas

Es probable que si nuestro televisor es Smart TV y si encuentra conectado al WiFi emita ondas. Esto lo hace porque cuando no desconectamos del todo la televisión queda en modo de espera o standby. Este estado significa que las ondas que lo conectan al WiFi siguen emitiéndose por si tenemos que conectar el televisor por medio de otro dispositivo. Estas ondas no son tan perjudiciales como pensamos. Son muy leves, como las que emite el microondas o el router, así que no es peligroso. Sin embargo, nuestro sueño será mucho más beneficioso si en vez de dejar el televisor en el dormitorio en modo standby lo desconectamos del todo. De este modo las ondas dejan de emitirse por completo.

Televisor en el dormitorio

Las Smart TV emiten ondas estando en modo espera o stand by

La exposición a la luz del televisor antes de dormir no es muy recomendable

Si exponemos nuestros ojos a la luz en un entorno oscuro como es el dormitorio puede que a largo plazo suframos de vista cansada. Por no hablar de que estar expuestos a mucha luz antes de dormir produce insomnio. Si sometemos nuestros ojos a la luz estos se activan, haciendo que el sueño que teníamos antes de meternos en la cama desaparezca a la hora de dormir. Nuestra mente se despierta y se engancha a la película eliminando el sueño que teníamos. Si tardamos más tiempo en quedarnos dormidos reducimos nuestras horas de sueño por lo que al día siguiente estaremos más cansados y rendiremos menos. En cierto modo el hecho de tener un televisor en el dormitorio hace que nuestro sueño esté más ausente a la hora de dormir.

No descansamos del mismo modo que lo haríamos al no tener un televisor en el dormitorio

¿Cuántas veces no os habéis dormido con el televisor encendido? Esto no solo hace que se dispare nuestra factura de la luz, si no que también afecta a nuestro descanso. Cuando nos dormimos con el televisor de fondo no descansamos bien. Esto se debe a que mientras dormimos estamos sometidos  a luz del televisor y a los sonidos que este emite. Es posible que incluso soñemos con lo que hay puesto en la televisión. Seguimos escuchando aún cuando estamos profundamente dormidos y eso afecta a nuestros sueños. Otro problema que supone dormirse con el televisor encendido es que nos sobresaltamos con grandes ruidos. Nos despertamos alterados. En ese momento nuestro sueño se altera. Por tanto nuestro descanso también. Es posible que al despertarnos luego nos cueste volver a dormirnos. Ya nos levantamos de la cama, quitamos la tele y al meternos el sueño profundo ha desaparecido. De nuevo estamos descansando mal por tener un televisor en el dormitorio.

televisor en el dormitorio

Dormir con el televisor encendido afecta a nuestro descanso

¿Qué podemos hacer antes de dormir en vez de disfrutar del televisor en el dormitorio?

No es necesario renunciar a nuestro hábito de ver la televisión antes de dormir. Solamente hay que hacerlo de forma adecuada. Por ejemplo, podemos reducir las horas de exposición ante el televisor haciendo que el último instante antes de dormir no se lo dediquemos a la televisión, si no a otra actividad. Podemos ver la televisión media hora y leer durante unos minutos hasta que nos venza el sueño. Lo importante es que antes dormir no veamos la televisión, si no nuestros organismo se acostumbra a la fuerte luz y el sueño desaparece. Otra opción es charlar un rato con nuestro acompañante. También podemos escuchar música relajante o la radio. Esto nos ayuda a desconectar de todo el estrés al que hemos estado sometidos. Otra opción sería revisar nuestras redes sociales, algo que todos hacemos antes de ir a dormir. Pero esto no es del todo muy aconsejable porque sometemos a nuestros ojos a una gran cantidad de luz. Por tanto, nos encontramos ante la misma situación que se produce al ver el televisor en el dormitorio. Lo ideal es desconectar todo aquello que obligue a someter a nuestros ojos a una gran cantidad de luz.

Televisor en el dormitorio

Es aconsejable leer antes de dormir

¿Cómo podemos tener un televisor en el dormitorio sin que afecte a nuestro sueño?

Es posible tener un televisor en el dormitorio y que nuestro sueño no se vea afectado. Basta con seguir los consejos comentados en el apartado anterior y concienciarnos de su uso. Si sabemos que ver el televisor antes de dormir puede afectar a nuestro sueño, vamos a intentar reducir su uso. Si no queremos renunciar a él podemos poner en marcha una serie de trucos para que no afecte a nuestro sueño. Podemos colocar la televisión en alto, a una distancia razonable de nuestra vista. Si tenemos una habitación pequeña es recomendable usar un soporte para televisión. De este modo obligamos a nuestro cuerpo a estar reclinado. Haciendo que no estemos totalmente tumbados. Así nos ahorramos dormirnos con la televisión encendida. También es importante el tamaño de la televisión. Si la pantalla es grande más impacto causará ante nuestra vista. De este modo sometemos a nuestros ojos a mayor cantidad de luz. Pero al contrario, si es pequeña nuestra televisión es pequeña sometemos a nuestra vista a un mayor esfuerzo para poder ver la televisión con claridad. En este caso lo ideal es una televisión que se encuentre entre las 24 y 32 pulgadas. 

Nos gustaría tener tu opinión

      Deje una respuesta

      Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Más información

      ACEPTAR
      Aviso de cookies