¿Qué va a pasar con el cine después del Coronavirus?

La crisis sanitaria del COVID-19 está cambiando los planes de muchos sectores. Uno de ellos es el cine, que se ha visto obligado a parar rodajes y posponer estrenos debido a esta situación mundial. Para conocer mejor qué va a ocurrir a partir de ahora, hemos hablado con Tony HiguerueloCEO de Rollyhoo, la primera productora de cine participativa a nivel mundial.

Entrevista con Tony Higueruelo, CEO de Rollyhoo, primera productora de cine participativa

rollyhoo

  1.     El COVID-19 está afectando a todos los sectores, sin excepción. En el caso del cine, ¿en qué ámbitos preocupa más la situación?

Efectivamente el COVID 19 está teniendo un efecto directo en todos los sectores, en especial sobre el sector audiovisual.

Estos efectos se extrapolan a festivales cancelados, pre-producciones y rodajes aplazados, permisos de rodaje anulados, estrenos en la gran pantalla suspendidos o películas que van a sufrir un efecto muy negativo en cuanto a recaudación.  El retraso de estrenos puede provocar, a mediados de año, concentraciones en cartelera de películas nacionales y extranjeras con muy pocas semanas de diferencia, lo que hará que las películas nacionales se vean enfrentadas a las grandes producciones de Hollywood y con la consecuencia de que el cine nacional pierda repercusión.

La cancelación de festivales y mercados en los que las productoras y distribuidoras compran y venden derechos de distribución, obliga a concentrarse en los festivales venideros, si en el mejor de los casos logramos superar la cuarentena para cuando éstos lleguen. Eso afectará al mercado de compra – venta de proyectos audiovisuales, y por tanto, la falta de oportunidades para muchos.

Se trata sin dudas de una paralización inaudita de la actividad y con consecuencias económicas para todos: productores, guionistas, actores, distribuidores, exhibidores, equipos técnicos, empresas de alquiler de equipamiento y platós, agentes de ventas internacionales, festivales, instituciones y medios de comunicación, entre otros.

La industria audiovisual en España se sostiene por subvenciones condicionadas por una serie de cumplimientos y obligaciones, como son las partidas de marketing o el número de entradas vendidas. Esto hace que una industria que es altamente rentable, se convierta en frágil y vulnerable. Claramente se deberían de tomar medidas al respecto para aquellas productoras que están viviendo este momento.

Sin embargo resulta imprescindible continuar con el desarrollo y la preproducción de proyectos para que, una vez que se levante “el estado de alarma”, las productoras y sus miles de trabajadores puedan ponerse volver a la faena diaria.

  1.     ¿Consideráis que esta situación puede beneficiar a plataformas tipo Netflix y reducir aún más la cuota de personas que acuden al cine o, por el contrario, servirá para valorarlo más y se producirá un repunte en las salas de cine en el futuro?

El consumo de televisión y streaming lógicamente ha aumentado en estos días. Los múltiples estrenos que se programan cada semana se mantienen y parecen más necesarios que nunca.

Creo que en cuanto a las plataformas, no les beneficia, ya que ellos también tienen una linea de negocio que se basa en hacer contenido propio y esto, debido a la situación actual, se han tenido que paralizar los rodajes. En ese aspecto, les afecta igual que a la mayoría de sectores.

Pero por otro lado, gracias a su modelo de negocio innovador, pueden apoyarse en las suscripciones para tratar de amortiguar de esa forma el tremendo golpe.

En este momento muchas de las productoras que tenían previsto estrenar en cines, se encuentran en negociaciones para hacerlo desde estos canales y, en la medida de lo posible, tratar de recuperar una parte de su inversión. Se rompe por tanto la cadena de las ventanas de distribución, que es el recorrido que normalmente se hace para estrenar una película en taquilla y, posteriormente, emitirse en plataformas y/o televisión.

  1.     ¿Cómo pueden los cinéfilos ayudar a que se restablezca la normalidad en el séptimo arte?

El sistema tradicional se ha visto más afectado que los nuevos modelos en el sector. Si solo produces cine y series ahora mismo estarás directamente afectado por el asunto.

Modelos de negocio como los canales de streaming o, en nuestro caso Rollyhoo, como productora de cine participativa, pueden hacer virar su modelo hacia otras vías con las que poder seguir avanzando.

Gracias a los canales de streaming estamos entreteniéndonos estos largos días de confinamiento. Pero para que tengamos diversidad de contenido, antes se debe producir.

Rollyhoo propone a los fans del cine y de las series formar parte de una comunidad que hace posible ese contenido.

El objetivo principal en estos casos es unirnos para conseguir el coste de producción que se requiere y poder hacer cine y, donde cada uno de los participantes obtiene activos que verán compensados en el momento de explotación de los proyectos. Además, cada participante puede también asociarse a Rollyhoo y obtener bonificaciones por hacer crecer la comunidad con nosotros.

Es una forma de hacer un buen uso de internet y los avances tecnológicos, sin salir de casa, para poder obtener un algo tan valioso en situaciones como la que estamos viviendo, y comenzar un negocio independiente de la mano de Rollyhoo.

Nos gustaría tener tu opinión

      Deje una respuesta

      Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Más información

      ACEPTAR
      Aviso de cookies