3 señales de que la caja tonta ya no es nada tonta

La Smart Tv ha llegado a nuestras vidas. Todos sabemos que smart significa inteligencia, listo, autonomía. Si hay algo que caracteriza a estas televisiones es que han dejado atrás a la televisión tradicional. Esa que denominábamos como caja tonta. Hoy en día con la revolución de la televisión tenemos claro que la caja tonta ya no es nada tonta. Ahora las Smart Tv saben lo que queremos, lo que nos gusta y cuándo lo queremos. Ya nada de tonta tiene esta televisión.

Además, ha dejado de ser percibida como una pérdida de tiempo, como una buena actividad de ocio. Ahora ver la tele, se convierte en un hobby de muchos. Son muchas las personas que afirman que ver series o películas en una buena televisión es su pasatiempo preferido. Atrás queda el ritual de dedicar un día de la semana para ir al cine. Ahora nos gusta ver las películas en una televisión buena, con alta definición y en casa, solos o rodeados de amigos o familia.

Smart Tv

Ha cambiado nuestra forma de consumir televisión

Un claro ejemplo de el nuevo funcionamiento de esta televisión son los servicios de streaming. Estos servicios funcionan claramente con la filosofía de la Smart Tv. Nos ofrecen los contenidos en tiempo real. Cuando queremos, no es necesario esperar. Eso refleja la Smart Tv, sabe lo que quieres y lo tienes cuando lo quieres. Además estos servicios, hacen un estudio de nuestro historial, de lo que nos gusta y nos ofrecen contenidos afines a nosotros, que probablemente nos gusten.

Con esto también se demuestra que la televisión ya no es una caja tonta. Ahora tiene capacidades para saber qué necesitamos. Y no solo eso, también nos lo ofrece. Así que su funcionamiento no se limita a pensar por nosotros, si no también a producirlo en cierto modo. Por ejemplo cuando nos muestra algo que queremos ver y todavía no lo sabemos.

Como vemos, la televisión ya no es lo que era. Por si todavía no nos hemos dado cuenta de lo que ha cambiado la televisión en los últimos años. A continuación veremos 3 señales claras de que la caja tonta ya no es nada  tonta, al contrario es incluso más inteligente de lo que creemos.

La televisión ya no solo está para verla

En sus inicios, la televisión estaba para verla. Las familias se reunían para eso y se dedicaba tiempo del día a sentarse enfrente de ella y disfrutar de los contenidos que los canales ofrecían. El contenido más visto era el telediario o el noticiero. Hoy en día, en cambio, es casi lo que menos vemos. Han llegado otros contenidos más interesantes que no solo se ven, también se interactuan.

Los creadores quieren que hablemos de sus contenidos y nos ofrecen esa posibilidad. Algo que comenzó como una iniciativa para no perder a la audiencia más joven, pronto se convirtió en todo un ritual. Seguro que saben de lo que les hablo, cada vez es más común ver en televisión un programa acompañado de un hashtag identificativo. Es lo que se denomina como televisión social. La idea de esta técnica es que los usuarios y espectadores hablen y comenten la serie, programa o película en redes sociales con ese hashtag. Así la cadena sabe en todo momento lo que los espectadores piensan y les ayuda a manejar y controlar la situación.

Smart Tv

Utilizamos la televisión más allá de ver series y películas

No nos olvidemos que la televisión inteligente o Smart Tv nos permite hacer más cosas que verla. Podemos pasear por Internet a nuestras anchas, buscando todo tipo de contenido. No es necesario usar Internet solo para ver series o películas, ahora también podemos leer el periódico en la televisión. Podemos escuchar nuestra lista de reproducción favorita de Spotify o ver el último vídeo de uno de nuestros youtubers preferidos.

Por tanto, si la televisión puede hacer varias actividades, ¿no será que ya no es tan tonta?

Contenidos a la carta

La televisión actual sabe que no tenemos tiempo de sentarnos frente a ella. Sabe que las series y películas nos encantan, pero también sabe que cuando las emiten no es el mejor momento para verlas. Por eso pone a nuestra disposición los contenidos a la carta. Se trata de contenidos que están disponibles para verlos on line cuando queramos.

Esto era algo propio de los servicios streaming en sus inicios. Estos tenían el monopolio de las series y películas on line y las ofrecían de forma on line por una módica cuota. Ahora, las televisiones gratuitas han tomado nota y lo han incorporado a su forma de trabajo. Éstas ofrecen sus contenidos primero en abierto, para que los vea todo el que pueda y quiera. Pero también piensa en esa nueva forma de consumo, propia sobre todo de los más jóvenes. Esa forma de consumo sin reglas y libre. Por eso también ofrece lo que sabe que nos gusta en su parrilla on line. Hace posible consumir sin esperas y cuando queramos.

Smart Tv

Netflix es uno de los servicios streaming por excelencia

Además tiene en cuenta con esta técnica nuestro estilo de vida. Ajetreado y sin tiempo. Así, al ofrecer los contenidos on line hace posible que lo veamos desde cualquier dispositivo que tenga conexión a Internet. La caja tonta ya no es nada tonta, tal es así que sabe que podemos disfrutar de sus contenidos sin ni siquiera estar delante de ella.

Control a distancia

Al principio, aunque nos cueste creerlo, la televisión no contaba con mando a distancia. Por raro que parezca, se controlaba con botones que venían acoplados a la televisión. Así que si queríamos cambiar de canal o bajar el volumen había que levantarse. Después llego el mando a distancia. Que se fue modernizando con el tiempo y pasamos de necesitarlo solo para cambiar a también para grabar o guardar canales. Ahora la televisión va un paso más allá y podemos controlarla con un teclado inalámbrico o con nuestro smartphone. Es muy sencillo, algunas funcionan con el mismo sistema operativo  que nuestro móvil y es muy fácil configurar las aplicaciones de la televisión para poder manejarlas a distancia con nuestro móvil. Un claro ejemplo de ello son Netflix o HBO.

Smart Tv

Podemos controlar la televisión con el móvil

La televisión se ha vuelto inteligente

Tras leer este artículo tenemos claro que la caja tonta ya no es nada tonta. No solo por estas tres señales que hemos comentado, si no por la existencia de muchas más. Basta con pasar un rato junto a ella para darse cuenta de que no solo no es tonta, si no mucho más inteligente de lo que creemos y que hay muchas señales que así lo confirman.

Nos gustaría tener tu opinión

      Deje una respuesta

      Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Más información

      ACEPTAR
      Aviso de cookies