Cómo ajustar los valores por defecto de un televisor

Cuando uno se compra un televisor último modelo llega a casa con ansias por encenderlo y quedar deslumbrado por su calidad en todos los aspectos. Sin embargo, la realidad queda bastante alejada. ¿Por qué? Porque es necesario ajustar los valores por defecto de un televisor para poder disfrutarlo como realmente queremos. ¡Te enseñamos cómo hacerlo!

Ajustar los valores por defecto de un televisor

Para poder disfrutar de una calidad superior a la estándar que viene por defecto realizaremos una configuración personalizada de los valores del dispositivo, que nos ofrezca siempre lo mejor según nuestras circunstancias.

Desactivar las opciones de mejora de imagen

Suena contradictorio pero es lo mejor para poder comenzar a configurar el resto de aspectos de la manera más adecuada.

ajustar los valores por defecto de un televisor te servirá para disfrutar al máximo de su contenido

Ajustar los valores por defecto de un televisor te servirá para disfrutar al máximo de su contenido

Brillo

Tanto como para el brillo como para lo demás, busca un contenido que sea de una calidad lo más alta posible.

Juega con el brillo hasta conseguir una imagen fiel a la realidad. Este está relacionado con el detalle y los negros en zonas oscuras; tiene que mantenerse el negro pero pudiendo diferenciar los elementos.

Del mismo modo, no lo subas hasta el punto en que las zonas claras se vean demasiado iluminadas, pues a parte de ser irreal, en el contenido de peor calidad los blancos se verán realmente borrosos.

En general, los valores que van del 45 al 60 sobre 100 suelen ser los que mejor funcionan.

Contraste

Elije, en este caso, una escena bien iluminada. Calculando el contraste no se deben perder los detalles en las zonas blancas por saturación. Para acertar sobrepasa ese límite hasta que veas que se pierde detalle y ve bajando progresivamente.

Color

Aunque haya potencia de sobra para mostrar colores espectaculares no te dejes sorprender y busca, como en el resto de casos, la fidelidad a la realidad. Los colores saturados son muy visuales pero terminan por agotar el ojo.

Nitidez

Nada de nitidez al máximo, verás cómo los bordes se “desgranan”. Con un nivel demasiado bajo vemos que aparece el efecto fantasma. Obviamente, ninguno es adecuado.

El detalle es el punto en el que te debes fijar. Como en el resto de casos, ponlo en un punto muy alto y ve bajando para alcanzar el grado adecuado.

Nos gustaría tener tu opinión

      Deje una respuesta

      Las cookies de este sitio se usan para personalizar el contenido y los anuncios, para ofrecer funciones de medios sociales y para analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de medios sociales, de publicidad y de análisis web. Más información

      ACEPTAR
      Aviso de cookies